Nota: Si bien hemos traducido las guías más populares al español, algunas guías están disponibles solamente en inglés.

Seleccionar las fuentes y colores indicados

Al igual que la pintura y el papel decorativo de una habitación, las fuentes y los colores crean el estilo de tu sitio y ayudan a causar una fabulosa primera impresión. 

Si no estás seguro de cómo empezar, usa las tres ideas básicas que se indican en esta guía como primer paso para encontrar el diseño de tu sitio. Te recomendamos experimentar con diferentes combinaciones antes de publicar el sitio. 

1. Combina las fuentes con el contenido

Así como la ropa dice mucho del estilo de un individuo, es importante adaptar el diseño de tu sitio a las ideas y objetivos de tu contenido.

Un blog sobre manuscritos medievales podrá lucir bien en Arial, pero una fuente serif será más auténtica para su carácter. Si escribe un blog sobre modernismo o tecnología, una fuente sans serif crea una sensación estricta y contemporánea.

Cada fuente tiene un propósito tras su diseño. Al comparar el tema de tu sitio web con una fuente puede darte mucha información sobre si deben estar juntos o no.

Cuando seleccionas una fuente, hacerte las siguientes preguntas puede ayudarte a reducir las opciones que le resultarán atractivas a tu audiencia:

  • ¿Quién visitará tu sitio? 
  • ¿Cuál es su edad? 
  • ¿De qué se trata el sitio web? 
  • ¿Cuál es el tema?

Una vez que hayas logrado el tono y la textura que deseas para tu sitio, Squarespace te acerca las bibliotecas de Adobe y Google Fonts para que puedas encontrar una fuente que se adapte a tu estilo único y personal de manera sencilla.

Para recibir ayuda con la configuración de las fuentes, visita Cambiar fuentes.

2. Encuentra tu ritmo

Así como el vino y el queso, algunas fuentes son perfectas para combinarlas. Si estás usando una fuente simple como sans serif, prueba combinarla con una fuente serif con adornos. ¿Usarás Franklin Gothic? Prueba equilibrarla con Adobe Garamond.

Las fuentes delgadas e intricadas combinan bien con las fuentes en negrita. Cada tipografía añade su propia personalidad y voz a la conversación, así que seleccionar la combinación justa puede marcar la diferencia entre un dúo armonioso y una competencia de gritos. Para comenzar, busca encontrar una fuente tipo serif y sans serif que sientas que se adaptan a la sensación y el ritmo de tu sitio.

Como regla general, es mejor no usar más de dos fuentes en todo tu sitio. Cuando se trata de tipografía, menos realmente es más. Dos elecciones complementarias hacen que tu sitio sea legible, mientras podrás destacar los puntos clave con buen gusto.

3. Crea carácter mediante el color

¿Cuál es la gran idea de tu sitio web? Si vendes ropa de playa o exhibes tus retratos fotográficos, combinar el contenido de tu sitio con un esquema de colores puede crear su carácter. La ropa de playa puede funcionar bien con tonos azules y amarillos, mientras el blanco y negro clásico permite que tu fotografía original se destaque. Un excelente lugar para comenzar es con tus imágenes. Mira tus imágenes y ve si hay algunos colores o tonos que se repiten una y otra vez.

Cualquiera sea tu visión, hay un esquema de colores que puede mostrar de qué se trata tu sitio. Diferentes tonos, matices y contrastes, cada uno afecta el ojo, diciéndole al mundo una historia diferente sobre quién eres.

Si estás buscando inspiración para la paleta de colores perfecta, mira a tu alrededor. Si tienes un restaurante, deja que su esquema de colores sea tu guía. ¿Tienes un blog sobre la naturaleza? Los tonos tierra pueden dar la sensación adecuada. Sin embargo, así como con la tipografía, si usas muchos colores, eso puede confundir tu mensaje. Es mejor encontrar dos colores complementarios que sirvan de anclaje para tu sitio y luego varía ligeramente algunos tonos para darle un acento ocasional.

Solo asegúrate de que los colores no desentonen. Letras amarillas sobre un fondo blanco pueden hacer que tu texto resulte ilegible, mientras que una fuente negra sobre un fondo rojo podría producirle dolor de cabeza a muchos.

Para recibir ayuda sobre cómo cambiar los colores de tu sitio, visita Cambiar colores.

Por sobre todas las cosas, diviértete. Tu sitio es una extensión de tus pensamientos e identidad en el mundo online. Squarespace te ayuda a publicar tus ideas en línea, pero depende de ti apropiarte de ellas en términos de carácter, color, tono y diseño. Un sitio que se siente que bien es uno al que te encantará volver y mejorar a medida que tus ideas continúen creciendo y evolucionando.

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 819 de 892
Seleccionar las fuentes y colores indicados